En Corto

Buitres en la pandemia

Raúl García Araujo

Buitres en la pandemia
Mayo 20, 2020 17:09 hrs.
Salud Nacional › México Ciudad de México
Raúl García Araujo › AquiEdomex

Ella trata de contener el llanto. Hace un esfuerzo, pero no lo consigue. Toma aire de nuevo, pero los malos recuerdos nuevamente la traicionan. Su hijo mayor la abraza, y finalmente cuenta su historia a En Corto, en medio de la emergencia sanitaria por Covid-19 en México.

La odisea de María del Carmen empezó el 12 de mayo. Ese día, su esposo, Magdaleno Almaraz, empezó a sentirse mal en casa: tenía dificultades para respirar. De inmediato, la mujer y su hijo mayor Uriel acudieron a varios hospitales en busca de atención médica.

Después de recorrer la Ciudad de México para encontrar un lugar para que Magdaleno fuera atendido, llegaron al Hospital HMG de Coyoacán. Su esposa y su hijo lo llevaron al área de urgencias, donde los médicos les advirtieron que debían depositar 250 mil pesos para poder recibirlo o revisar sus signos vitales.

A la mujer le brotaron lágrimas en los ojos por la impotencia, pero principalmente por el trato tan inhumando de los trabajadores de este hospital.

Sin embargo, debido a que lo más importante en ese momento era preservar la vida de su marido, les dijo a los médicos que depositaría 85 mil pesos para que lo recibieran y que el resto lo tendrían al siguiente día.

Fue entonces cuando los empleados, enfermeras y médicos del Hospital HMG de Coyoacán, le permitieron el acceso al enfermo en el área de urgencias.

Llegó un poco de paz para los familiares al acercarse a un primer diagnóstico y así descartar o verificar si Magdaleno era portador de coronavirus.

Luego de más de una hora, y pese a que su familia ya había pagado 85 mil pesos, el hombre seguía sentado en el sitio y sin recibir atención médica.

Magdaleno les pidió a su esposa y su hijo que lo trasladaran a otro lugar, ya que ahí lo estaban ignorando. Entonces, justo cuando el paciente estaba casi en una crisis, los médicos se acercaron para decirle a la familia que no contaban con los aparatos e infraestructura suficientes para atenderlo.

De inmediato, María del Carmen y su hijo lo llevaron al auto para buscar otro sitio.

Pero Uriel se percató de que no llevaba dinero para pagar el estacionamiento. El joven se dirigió al área de cajas, donde hizo el depósito de los 85 mil pesos, para decirles que de ese monto se cobraran el costo del estacionamiento. La responsable del área le dijo que eso no era posible y que, además, ya debían 15 mil pesos por la revisión médica que le hicieron a su papá, la cual nunca ocurrió.

Por si esto fuera poco, el joven fue amenazado por personal del lugar, que indicó que, si no tenía los 250 mil pesos que le solicitaron al inicio, menos podría costear el tratamiento.

En ese momento, a Uriel no le importaba el dinero, su prioridad era salir del hospital para encontrar otro donde pudieran atender su padre.

Como pudo, sacó al enfermo y, de nuevo, se puso a recorrer la ciudad. La angustia y la necesidad llevaron a él y a su madre hasta un hospital público del Estado de México, donde lo ingresaron.

Ya más relajados, recibieron una llamada y un mensaje por WhatsApp de la asistente del doctor Omar Gaytán para informarles que él médico les estaba exigiendo el pago de 15 mil pesos por concepto de sus horarios.

La impotencia, la indignación y el coraje invadieron a la familia Almaraz. Y es que, durante el tiempo que estuvieron en el Hospital HMG de Coyoacán, su paciente no recibió ningún tipo de atención, y ya debían 30 mil pesos.

No pasaron ni dos horas cuando sonó el celular, y María del Carmen contestó. En la línea estaba el doctor Gaytán, quien primero preguntó (hasta eso, educado) por la salud de Magdaleno. La mujer le dijo que permanecía estable y en observación. Entonces el médico le expresó la verdadera razón de la llamada: «No son 15 mil pesos de mis honorarios, se los voy a dejar en 11 mil».

Este caso ocurrió en plena pandemia de coronavirus, en un hospital privado que exige dinero sin brindar atención a los enfermos. Bien valdría la pena saber qué está haciendo el gobierno de Claudia Sheinbaum para evitar estos abusos.

Hoy Magdaleno Almaraz se recupera en un hospital público, donde le diagnosticaron neumonía y está a la espera de los resultados de su prueba por Covid-19. Su familia apenas recuperó los 85 mil pesos que depositó al Hospital HMG de Coyoacán, quien regresó el dinero hasta que les advirtieron que los demandarían penalmente. Pero si cobraron 11 mil pesos, por una supuesta atención médica que nunca recibió su enfermo.

En Cortito: Nos cuentan del lastimoso papel que juega el secretario de Salud, Jorge Alcocer, en el gabinete de la 4T. Por más que el presidente Andrés Manuel López Obrador le da vida con un respirador artificial al forzar su presencia en las conferencias matutinas como «presentador» de los responsables de implementar las acciones sanitarias contra la pandemia de Covid-19, su desempeño es verdaderamente triste. El funcionario no llega siquiera a ser florero. Varios de sus compañeros del gabinete dicen que apenas es una flor marchita. Pero, en fin, la culpa no la tiene el florista…

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.