1

Octubre 26, 2020 10:50 hrs.

RICARDO SANHER › AquiEdomex

Gobierno Nacional › México Ciudad de México


Mientras países como China, Estados Unidos, Brasil, Alemania, India y un largo etcétera, ven a la energía renovable como una realidad, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador desdeña su uso y califica esta alternativa de generación de energía como un sofisma del neoliberalismo. Curioso que el tabasqueño use esa palabra, sofisma, por lo que significa: Argumentación o silogismo mediante el que se intenta demostrar o defender una falsedad, con la intención de convencer de ello.

Las muestras de estar fuera de la realidad y la inoperancia con la que se conduce el Primer Mandatario, ya preocupan a los de casa y a los socios comerciales de México que firmaron el T-MEC, cuando legisladores estadounidenses mostraron preocupación por las políticas energéticas mexicanas que a todas lucen son contrarias al Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá.

Apegado a su peculiar estilo que aquí le ha causado problemas con todos los sectores de la sociedad, pretende responder a los legisladores de los vecinos del norte al afirmar que México no ha suscrito ningún acuerdo de energía con ellos e incluir en el T-MEC que se mantendría la soberanía de los recursos energéticos, pero también se concedió en ese acuerdo que se garantiza la protección de las inversiones de todas las partes, brindando buenas prácticas regulatorias, así como un trato no discriminatorio y que cualquier acción en contra de las reglas estipuladas para la reforma energética, pueden ser apeladas por los inversionistas ante cortes internacionales.

Alarma a los inversores extranjeros la política casera del Presidente de México, ya que su intención de fortalecer a paraestatales como la Comisión Federal de Electricidad CFE) y a Petróleos Mexicanos (Pemex) con la compra de carbón para, según él, inyectar recursos a los productores de este energético, contraviene de manera flagrante los acuerdos asentados en el T-MEC y esto puede acarrear problemas serios en el ámbito internacional, incluso poner en riesgo la vigencia de este tratado con las graves consecuencias que esto acarrearía.

El tabasqueño debe entender de una vez por todas que como candidato puede prometer lo que se le venga en gana, que como se dice ’el prometer no empobrece…’, pero como Presidente de México debe tener en mente que el bienestar del país es lo que debe dictar sus actos. Ya basta de contestar todo al bote pronto, como vacilada ya estuvo bueno.

Señor Presidente, no le bastan todos los frentes de confrontación que ha abierto como la grave crisis económica interna, una pandemia descontrolada por la instrumentación de la estrategia centinela, que por lo barata la aceptó, con la grave crisis de seguridad y todo el jaloneo político al interior de Morena ocasionado por las ansias desmedidas de poder, que con su tozudez está a punto de provocar una crisis internacional y nada menos que con Estados Unidos, clasificado como de los mejor posicionados en el uso de las energías renovables, qué ganas de complicarse el panorama internacional. Es como darse un balazo (no abrazo) en ambos pies.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor

SUSCRIPCIÓN

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.