Los Otros Datos

La Tregua

Héctor Herrera Argüelles

La Tregua
Abril 14, 2020 13:15 hrs.
Gobierno Nacional › México Ciudad de México
Héctor Herrera Argüelles › AquiEdomex

El que busca un amigo sin defectos se queda sin amigos. Emilzan

En estos momentos de crisis, todos hablan de treguas, pero nadie las respeta. Nadie quiere una tregua. Quieren seguir defendiendo sus posiciones hasta la última gota de encono. Las frases motivadoras de que, en las crisis, la unidad y la solidaridad nos pueden sacar adelante, suenan a frases vacías. Son llamados a misa.

Todos están jalando agua para su molino. A río revuelto, ganancia de pescadores. Sin embargo, la mayoría no entiende que la crisis que vivimos es planetaria ya que presenta una situación inédita que requiere de propuestas inéditas.

Así, sobre la marcha, los científicos van descubriendo los paradigmas para confrontar el nuevo coronavirus, y así también políticos y científicos sociales tendrán que ir descubriendo un modelo económico más equitativo que modere pobreza y opulencia. Las recetas que privatizaban las ganancias y socializaban las pérdidas tendrán que modificarse.

A partir de la propuesta del presidente López Obrador de enfrentar la crisis provocada por el COVID-19, han surgido los llamados de unidad para combatir a su gobierno con el argumento de que sus medidas son insuficientes.

Sin embargo, los mismos que en esta coyuntura piden unirse, son los mismos que durante 30 años, tuvieron la oportunidad de construir un modelo económico más equitativo y solo se dedicaron a replicar las recetas de los organismos financieros internacionales y a debilitar gradualmente la presencia del Estado en el curso de la economía. Economía de mercado, le llaman.

La receta simplemente no ha funcionado, en el mundo prevalece la pobreza y la desigualdad, y en esos 30 años ni los gobiernos priistas, ni los panistas ni sus aliados perredistas, pudieron construir ese modelo que marcara la diferencia. Los últimos tres gobiernos (Fox, Calderón y Peña) se dedicaron a medrar la estructura gubernamental.

Por esta razón, una mayoría decidió votar por una opción diferente. Es claro que los adversarios de López Obrador no lo van a quitar de la mira. Sin embargo, de entrada, tienen dos oportunidades a la vuelta de la esquina para medir fuerzas en el campo de la democracia, y no en el de las redes sociales, aunque son ’benditas’, resultan bastante caprichosas e insidiosas, y además no votan.

La primera de ellas es durante la elección federal del 6 de junio de 2021. En esa jornada serán electos 13 gobernadores. Habrá 500 nuevos diputados federales. Habrán de renovarse 27 legislaturas locales y también habrá elecciones de ayuntamientos en 28 entidades de la República.

En suma, estarán en disputa alrededor de tres mil 200 cargos de elección popular, entre diputados –tanto federales como locales–, alcaldes, regidores y síndicos municipales. Además de 13 gobernadores. Solo dos entidades, Durango y el Estado de México, no tendrán comicios locales.

En los hechos estamos ante la presencia de una jornada de elecciones generales que pondrán en la mesa el éxito o el fracaso de la gestión del presidente, pero también pondrán a prueba de qué material está hecho su partido. Aunque en realidad, la prueba será para todos los partidos políticos y su capacidad de liderar una crisis que es la más grave en los últimos 50 años. Una crisis sanitaria que provocará una crisis económica de dimensiones aún irreconocibles.

La segunda oportunidad que tendrán sus adversarios es la revocación de mandato. López Obrador será el primer presidente de México que podrá ser sometido a la revocación de mandato. Este proceso podría iniciar en noviembre de 2021, siempre y cuando esté formalmente respaldado ante el INE por el 3 por ciento de los electores en al menos 17 entidades.

Ante una oposición desmantelada, López Obrador apuesta por los pobres y por un Estado que retoma las riendas de la economía garantizando que se abran mayores senderos de equidad. Para lograr que sus políticas de Estado se extiendan más allá de su mandato, López Obrador tendrá que seguir librando muchas batallas, y en tanto, sus adversarios tendrán que ir construyendo un discurso factible y creíble que les abra de nuevo la confianza de la gente que les permita regresar al gobierno, y demostrar que podrán hacer un gobierno diferente al que ejercieron cuando tuvieron su oportunidad.

Por ello, las treguas son simulaciones de todos los bandos. Ejercicios de sombra para que el contrario baje la guardia. La primera gran batalla es el Covid 19 y sus efectos sanitarios, así como los financieros y económicos.

La segunda será la elección del 6 de junio del 2021, y la tercera, en noviembre del mismo año con la revocación de mandato. Aquí no es de hacer apuestas, sino de ponerse a trabajar.

De la libreta

Para aquellos que piden la cabeza del Secretario de Salud, Jorge Alcocer, les comentó que fue director de tesis de Maestría, de su ahora subsecretario, Hugo López Gatell.
Con la anuencia del presidente López Obrador, el canciller Marcelo Ebrard, ya se metió también al tema del COVID 19. Sabían que el Secretario de Relaciones Exteriores no es actor formal del Consejo de Salubridad General.

En breve no se esperan cambios en el gabinete afirma el vocero de Presidencia, Jesús Ramírez. Asegura que son noticias falsas de los adversarios de la 4T, pero de que hay confrontación, la hay. Una muy visible. Ebrard contra Romo

Los mercados bursátiles son muy sensibles a las percepciones, los rumores y, por tanto, a la desinformación. Hay ejemplos contundentes de intentos criminales que usaron la desinformación para provocar una caída en la bolsa y ganar dinero con la especulación.

En pleno desorden informativo y ante los costos económicos de una crisis todavía sin fecha de caducidad, la volatilidad azota las bolsas de todo el mundo. Incluso sin rumores o manipulación, sólo por saturación informativa, el SAR-COV2 ha provocado una caída de confianza en los mercados. La desconfianza se ha convertido en la nueva realidad. Desconfianza en la ciencia y en las instituciones, y en las narrativas oficiales.

La restauración de la salud pública pasará también por recomponer la salud informativa.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.