1

Noviembre 01, 2020 12:07 hrs.

Víctor Chávez › AquiEdomex

Religión Nacional › México Ciudad de México


CIUDAD DE MÉXICO.- 1 noviembre 2020. Ante la pandemia todas las medidas de contención, habidas y por haber, serán insuficientes si como pueblo seguimos utilizando las fiestas religiosas y civiles como pretexto para reunirnos. Afirmó la Arquidiócesis de México a través de su editorial del semanario Desde la fe
Bajo el título Las feitas religiosas no son pretexto.

Señala que la Iglesia en México no es ajena a este drama, pues no sólo ha sufrido la muerte de sacerdotes, religiosas y religiosos, y muchos fieles laicos, sino que, como Pueblo de Dios, ha sabido ser familia en el acompañamiento a los miembros que sufren la pérdida de un ser querido en estas lamentables circunstancias.

Por esta razón, como Madre y Maestra, y herida por la propia pandemia, exhorta a los fieles laicos a no dar un paso atrás en esta lucha contra ese virus que, como ha dicho el Papa Francisco, ha cubierto de densas tinieblas nuestras plazas, calles y ciudades, y que de nueva cuenta vuelve a mostrar su poder con un rebrote que podría hacer crecer considerablemente el número de muertos en todo el mundo.

El propio Santo Padre ha pedido a la Penitenciaría Apostólica facilitar la obtención de la indulgencia plenaria a favor de los difuntos, para evitar la concentración de fieles en panteones e iglesias, y la Conferencia del Episcopado Mexicano ha publicado un subsidio para conmemorarlos en familia y desde casa.

La Arquidiócesis de México también ha hecho un llamado a los fieles laicos para que, desde sus hogares, se unan espiritualmente en oración por los difuntos, y ha pedido incluso a los párrocos, transmitir la Santa Misa de este 2 de noviembre a través de medios digitales -que serán ofrecidas por el eterno descanso de las personas fallecidas- y cuidar que no exista concentración en las criptas de las iglesias.

Las autoridades civiles -agrega- también han hecho lo propio para evitar que la tragedia provocada por el COVID-19 crezca. En este caso, han cerrado los panteones para reducir el riesgo de contagio de virus.

En su texto señala que el arraigo de las fiestas religiosas no es una excusa para reunirnos de forma masiva, pues está de por medio nuestra vida y la de muchas otras personas.

Y pide celebrar sin la necesidad de realizar aglomeraciones. La esencia de las fiestas es llenarnos de alegría, no de luto; son para alegrar el alma, no para ensombrecerla; son para honrar al Dios de la Vida, no a la muerte.

Misa en vivo desde la Basílica de Guadalupe

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor

SUSCRIPCIÓN

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.