1

Agosto 27, 2020 09:24 hrs.

Héctor Herrera Argüelles › AquiEdomex

Política Nacional › México Ciudad de México


’Los espíritus mediocres condenan generalmente todo aquello que no está a su alcance’: Francois de La Rochefoucauld

Con su guerra contra el narcotráfico, Felipe Calderón abrió las puertas del infierno durante su sexenio. Sucesos como la matanza de 72 migrantes, el asesinato en Villas de Salvárcar en Chihuahua, y la ejecución de Jorge Mercado y Jorge Arredondo, asesinados dentro de las instalaciones del Tecnológico de Monterrey. Ambos eran estudiantes de esa institución. El Tec en primera instancia, y en complicidad con las autoridades, ocultó que los jóvenes habían sido asesinados dentro de sus instalaciones. Los muchachos fueron confundidos por militares con sicarios.

Estos sucesos son botones de lo que se vivió durante su sexenio. Sintomático de lo que sería su gobierno, los medios adoptaron un Ejecutómetro para medir el número de asesinatos que se registraron en su sexenio.

Felipe quien además hizo del campo energético, el motor de su maquinaria de corrupción y negocios, traicionó en los hechos una de sus frases de campaña: ’Yo tengo las manos limpias’.

Felipe no fue un buen presidente. La muestra es que perdió la presidencia con Enrique Peña, con quien pactó una transición que le permitiera desvincularse de responsabilidades incluso penales. El periodista Alvaro Delgado cuenta los entretelones de tal pacto en su libro El amasiato, donde exhibe también de cabo a rabo, la operación político-electoral entre el PRI y el PAN en el 2012.

Con sus arrebatos militaristas, la ambición personal y el ansia de poder, su gobierno terminó beneficiando a un grupo de ’amigos’, y a empresas trasnacionales como Repsol y Odebrecht.

El caso de su protegido, Genaro García Luna, en los Estados Unidos, y Etileno XXI, muestran apenas el laberinto de corrupción que se entretejió durante su sexenio. Sin embargo, eso no basta a Felipe, ni a Margarita.

Hoy en día, ambos impulsan una agrupación política denominada México Libre, organización que está a punto de alcanzar la categoría de partido político.

Aún no alcanza su objetivo cuando el Instituto Nacional Electoral acaba de sancionar a México Libre con una multa de 2.7 millones de pesos, por irregularidades en el manejo su contabilidad.

Cuando Margarita Zavala se subió al carro de la candidatura independiente durante una reunión con medios, le pregunté si su marido no le representaba un obstáculo. Me respondió que no, y que, al contario, Felipe, como le llama, significaba un apoyo sustancial para su proyecto. El 16 de mayo del 2018, Margarita abandonó la contienda.

Dos años después, el INE revela que 17.7 mdp obtenidos por las agrupaciones políticas que intentan concretarse en partido son de origen ’irregular’. Una de ellas es México Libre.

Entre las irregularidades se encuentran recibos de personas no identificadas. Se detectó que la organización de Felipe y Margarita tuvo aportaciones electrónicas por 1.6 mdp. Estos movimientos se realizaron a través de un dispositivo Clip que no permite la identificación de los aportantes. A pesar de tener conocimiento de esta circunstancia, la agrupación Libertad y Responsabilidad Democrática (México Libre) decidió utilizar la aplicación.


Si México Libre inicia así su camino, cometiendo irregularidades, solo se puede entender y explicar por los antecedentes de quienes lo componen. Con México Libre, ni Felipe ni Margarita, quieren un mejor México. Lo que anhelan y buscan es seguir aprovechándose del poder público en su beneficio, y el de sus patrocinadores.

Espero que la agrupación alcance su registro y engorde la desnutrida oposición. Ojalá lo logré para recordarnos, sobre todos a los más jóvenes, y a quienes en el 2021 votarán por vez primera, que su fórmula, su versión de México, ya no funciona para este país.

De la libreta

En la revista Proceso aseguran que la decisión de prescindir de los servicios de Mr. John Ackerman, está fundamentada en criterios editoriales. Explican que en estas decisiones no interviene el Consejo de Administración, del que forma parte María Scherer.
Por cierto, aún la UNAM no ha aclarado la validez y legitimidad del título doctoral de Mr. Ackerman.
Escucho una versión insistente que coloca al Dr. Hugo López Gatell, vocero de la pandemia, en la Cámara de Diputados. Su equipo asegura que no está interesado, aunque sabemos que todo depende por obvias razones, del dictado presidencial.
En Campeche hay una desbandada de priistas que están engordando a Morena. Quieren hacerse de la gubernatura en la persona de Raúl Pozos. La misma historia, priistas vestidos de morenos.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor

SUSCRIPCIÓN

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.