EN LA OPINIÓN DE..../

MUJERES MEXICANAS EXIGEN RESULTADOS Y NO ’PUNTADAS’

RICARDO SANHER

MUJERES MEXICANAS EXIGEN RESULTADOS Y NO ’PUNTADAS’
Febrero 21, 2020 12:40 hrs.
Derechos Humanos Nacional › México Ciudad de México
RICARDO SANHER › AquiEdomex

Entre los hombres y más en las mujeres mexicanos surge la pregunta: ¿por qué causa tanto escozor al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, la palabra feminicidio, pero una vez que se entiende por completo su significado se sabe el porqué, y más conociendo su irrefrenable afición a las estadísticas que fomentan su contumaz culto a su imagen.

La descripción más completa describe al feminicidio como un crimen de odio, como el asesinato de una mujer por el hecho de ser mujer, un acto de gravedad extrema en un contexto cultural e institucional de discriminación y violencia de género, que regularmente viene acompañado por un conjunto de acciones de extrema violencia y contenido inhumano, como torturas, mutilaciones, quemaduras, ensañamiento y violencia sexual contra mujeres y niñas.

Esta definición tomó forma y fuerza en México cuando comenzaron a aparecer cuerpos de mujeres y comenzaron a denunciarse públicamente los casos de mujeres asesinadas en la fronteriza Ciudad Juárez y al cabo de 20 años el Código Penal aceptó incluir como delito el feminicidio.

La nueva administración de la 4T, que tiene como su más alto representante al actual Presidente López Obrador, quiere sembrar en la ciudadanía la idea de que el feminicidio es producto del neoliberalismo, cuando fue en 1938, en el Coloquio Walter Lippmann, que el sociólogo y economista Alexander Rüstow acuñó el término neoliberalismo para diferenciar el liberalismo moderno del clásico y el concepto feminicidio, que proviene del vocablo inglés feminicide fue usado en el Reino Unido en 1801. El desconocimiento de esta información cómo se debe tomar, cómo respuesta al bote pronto o ignorancia.

Durante sus mañaneras el tabasqueño pretendió minimizar esta grave situación y tuvo que sufrir las consecuencias de su acostumbrado doble discurso, tanto afuera de Palacio Nacional con las manifestaciones, pintas y destrozos provocados por grupos de féminas inconformes, como al interior del recinto donde varias reporteras le cuestionaron fuertemente la tibieza con que este grave problema es abordado por su gobierno.

Sus acciones desmienten su ’preocupación’ por la seguridad de las mujeres mexicanas, ya que en lugar de darle viabilidad al empoderamiento a través de leyes y programas que beneficien directamente a las féminas, con su ya descolorido ataque a la corrupción echó por los suelos algunos programas que les daban seguridad, como por ejemplo la cancelación de Estancias Infantiles, el recorte a Refugios para Mujeres Víctimas de Violencia y su propuesta de una Constitución Moral para solucionar los feminicidios.

Señor Presidente, ya basta de ese doble discurso del que está echando mano sin ton ni son, quizá cuando estuvo en campaña le funcionó, pero ahora que debe dar resultados a todos los mexicanos esta estrategia lo está haciendo quedar en ridículo. Seriedad que las mujeres mexicanas esperan resultados tangibles y no ’puntadas’.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.