EN LA OPINIÓN DE..../

PRIMERA DAMA, ASIGNACIÓN PROTOCOLARIA IRRENUNCIABLE

RICARDO SANHER

PRIMERA DAMA, ASIGNACIÓN PROTOCOLARIA IRRENUNCIABLE
Julio 06, 2020 10:51 hrs.
Gobierno Nacional › México Ciudad de México
RICARDO SANHER › AquiEdomex

La denominación de Primera Dama es una mención más de manera protocolaria que oficial, ya que éste no es un cargo por elección ni nombramiento, por lo tanto no tiene funciones específicas ni responsabilidades asignadas, pero en ese carácter cumple una valiosa labor que es de las que van más íntimamente ligadas a la figura del Presidente de México. La esposa del Primer Mandatario debe ser, por así decirlo, el instrumento por el cual éste brinda ayuda a los más desprotegidos sin que este acto pueda tomarse como alguna estrategia propagandística a su mandato.

Las funciones de la Primera Dama de México se fueron definiendo por imitación de otras naciones, dado que no existe una norma oficial que defina las actividades de ésta, entonces las actividades de esta figura tan importante y querida por los mexicanos se fue definiendo en la asistencia a reuniones, ceremonias, actos oficiales y sociales, viajes nacionales e internacionales, ya sea con o en lugar del Presidente inauguraba escuelas, hospitales, velaba por la asistencia social y participaba en obras de carácter humanitario o de caridad.

Eso fue hasta hace 2 años, cuando la Primera Dama tomaba posesión como Presidenta del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF Nacional), organismo público descentralizado que cuenta con patrimonio y personalidad jurídica propia, normado por la Ley General de Salud y la Ley de Asistencia Social. Los principales objetivos son promocionar y prestar la asistencia Social en ese campo. Coordinar con las Dependencias Federales, Estatales y Municipales el diseño de políticas públicas, operación de programas, prestación de servicios y la realización de diversas actividades en la materia.

Este cargo de tanta importancia para la operación y operatividad de la Presidencia no es algo al que se pueda renunciar. En la idiosincrasia del mexicano no existe lugar para la visualización de un Primer Mandatario sin Primera Dama, con todas las responsabilidades que esto conlleva, por lo mismo cualquier exabrupto por parte de cualquier componente de la familia presidencial es muy observado y criticado, más en esta época de redes sociales, para unos benditas y para otros…

A qué viene esta argumentación, pues resulta que a la Primera Dama de México, Beatriz Gutiérrez Müller, le da por twittear y responder sin la menor precaución, olvidando que su estatus es por 24 horas de los 365 días del año que dure el mandato del Presidente López Obrador y las redes sociales son, para bien o para mal, un foro público que lo que se escriba, corre como reguero de pólvora.

El twitt en comento fue: BGM: Hace dos años los ciudadanos –que somos los verdaderos guardianes de la democracia- logramos lo impensable: elecciones realmente democráticas.

José David Guerra Muñoz (twittero): ¿Cuándo atenderá personalmente a los padres de niños con cáncer? Gracias por su amable respuesta.

BGM: No soy médico, a lo mejor usted sí. Ande ayúdelos.

Señor Presidente no basta con reclamar a sus supuestos adversarios que: ’Es conmigo, no con ellos. Mi esposa no va a ser candidata a nada y ella no es primera dama’. Esa encomienda es protocolaria, no por elección, por lo mismo no es renunciable, mejor debería poner más atención en lo que se suben al twitter para no crear eso que llaman ’fuego amigo’, porque la señora Gutiérrez Müller no puede ir dando muestras de insensibilidad y prepotencia. Ponga cuidado en eso, Presidente.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.