En Corto

Rebelión policíaca contra Sehinbaum

Raúl García Araujo

Rebelión policíaca contra Sehinbaum
Junio 19, 2020 10:33 hrs.
Ciudad Nacional › México Ciudad de México
Raúl García Araujo › AquiEdomex

Los policías de la Ciudad de México tomaron las calles de la capital para protestar por sus carencias, pero principalmente por la falta de apoyo de sus jefes.

Hace unos meses, este columnista le preguntó a la directora de Comunicación Social de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Tania Aguilar, sobre la inconformidad que había dentro de las filas de esta corporación. Le dije que los agentes se estaban organizando para marchar contra su jefe, Omar García Harfuch, y que la movilización incluía a uniformados de la Policía de Investigación (PDI) de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, a cargo de una mujer de «izquierda», Ernestina Godoy.

Soberbia, respondió: «En PDI son pocos elementos. Cuando estábamos ahí tuvimos un paro. Imagínate acá, son casi 35 mil elementos operativos. No me imagino una huelga».

Tal vez la funcionaria tenga razón. Lo importante aquí es que, el lunes, poco más de 100 policías capitalinos rompieron el silencio y marcharon contra un gobierno que se dice de izquierda y que, sobre todo, predica que es cercano a la gente.

Su manifestación tuvo un gran impacto; aunque el grupo de inconformes no fue tan grande, la movilización dio muestra de la molestia que sienten miles de agentes, con lo que sentaron un precedente histórico, pues han pasado décadas sin que los policías protestaran contra su gobierno.

Curiosamente en la marcha lo mismo había elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y de la Policía de Investigación, quienes, ya cansados porque no les cumplen sus demandas, así como la falta de equipo y salarios dignos, levantaron la voz para que los oyeran en las oficinas del Palacio del Ayuntamiento, ahí donde despacha la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.
Personalmente no recuerdo, en los tiempos de Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard Casaubón como jefes de Gobierno del Distrito Federal, un movimiento como el que se viene construyendo desde los policías de tropa contra sus mandos.

Tampoco que se haya tenido a autoridades (Omar García Harfuch y Ernestina Godoy) tan indiferentes a las demandas de los agentes que tienen a su cargo.

Y usted se preguntará si en verdad es así. Aquí la respuesta: hay dos policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana detenidos por presuntamente agredir en la cara a una joven en una marcha de anarquistas en Polanco, en casa Jalisco.

Pero hasta ahora, la fiscal general Ernestina Godoy, no ha informado, ni siquiera mencionado, si ya tienen ubicados a esos grupos de provocadores, los cuales sí tienen permiso de golpear, lanzar bombas molotov y dañar inmuebles y monumentos de la Ciudad de México con total impunidad.

Lo máximo que podemos escuchar de la fiscal es que abrieron las carpetas de investigación correspondientes para dar con los responsables. Pero, querido lector, ya son varias las movilizaciones violentas que se registran en la capital del país y no vemos un solo detenido.

Pero eso sí, podemos escuchar al jefe general de la Policía de Investigación, Francisco Almazán Barocio, lanzar una amenaza en sus redes sociales a subalternos. Primero les dijo a sus agentes que reconocía las carencias y las condiciones en las que venían haciendo las investigaciones contra el crimen. Después, que la fiscal conocía cada una de ellas. Y, finalmente, vino el golpe: «Cuentan con todo mi apoyo, siempre y cuando estén actuando con apego a la legalidad’. Pero también puntualizó que ’no toleraremos malas prácticas y actuaremos contra los malos elementos».


Claro que hay malos elementos, tanto en la Secretaría de Seguridad Ciudadana como en la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, a quienes se les debe castigar e incluso expulsar de la corporación. ¿Pero qué pasa con los buenos policías que dan su vida por la seguridad de la ciudadanía y que son castigados sin que ninguno de sus jefes les brinde su apoyo?


La marcha del lunes abrió la puerta a más manifestaciones contra el gobierno de Claudia Sheinbaum, quien lejos de escuchar, les dijo que no eran policías. E incluso su administración les envío a un grupo de agentes con escudos para retirarlos. Pero, ¡cuál fue la sorpresa para Omar García Harfuch!, que los uniformados se dieron la mano y hasta una palmada en señal de apoyo. Así trabaja y opera esta administración, que dijo que venía a cambiar la imagen y la forma de gobernar, como uno más cercano a la gente. Imagine usted: si deja a sus policías a su suerte, qué puede esperar la ciudadanía.

En Cortito: Nos cuentan que la política de austeridad del Gobierno federal y la aplicación a raja tabla de los decretos para reducir gastos, tienen sin sueldo, desde que inició este año, a 2,400 maestros y 400 tutores del programa Prepa en Línea SEP, un plan exitoso que ha permitido a miles de jóvenes y adultos de todo el país concluir por internet su educación media superior. Resulta que los maestros y tutores son subcontratados, no tienen prestaciones y este año, la licitación para elegir qué empresa haría los pagos se suspendió, pues la Secretaría de Hacienda pidió a la SEP hacer una revisión de todos sus programas para ver en cuáles es viable ejercer su presupuesto. Es claro que el presupuesto para Prepa En Línea se tiene que ejercer, pero las autoridades prefieren complicarlo todo y cuando finalmente se decidan a pagarles (aún no saben cuándo) les descontarán una suma importante en impuestos, pues el monto total será por los meses acumulados, lo que implicará otro golpe al bolsillo de los trabajadores.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.