1

Mayo 25, 2020 14:22 hrs.

RICARDO SANHER › AquiEdomex

Gobierno Nacional › México Ciudad de México


Por más frentazos que se da la chiquillada de la 4 Transformación, legislando al vapor iniciativas que dan más pena que risa, no aprende que una cosa es iniciar en el manejo de un partido político y otra muy diferente es tomar decisiones que afectan a millones de personas y que de éstas depende el futuro de un país.
Si bien es cierto que a esta administración le tocó de entrada una serie de problemas de todo tipo, económicos, energéticos y de salud, también lo es que no cuentan con la sensibilidad política para resolver de la manera más atinada estos problemas, más bien los hacen más evidentes debido a su inexperiencia y a la voracidad de políticos más experimentados y, por lo mismo, más ’colmilludos’, que ya en varias ocasiones han puesto sobre las cuerdas al oriundo de Macuspana.

Pero el último problema que derramó el vaso fue la ’gran idea’ germinada por Rocío Nahle, secretaria de Energía, sobre el freno a la inversión privada en energías limpias avalado por el gobierno federal, lo que dio pie a que se consolidara un frente formado por siete gobernadores de diferentes corrientes políticas dispuestos a luchar por el bienestar de sus estados, incluso plantean actuar jurídicamente si la Federación no atiende sus demandas.

En un inicio unieron esfuerzos los gobernadores: (Independiente) Jaime Rodríguez, de Nuevo León; el panista Francisco García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas, y el priísta Miguel Ángel Riquelme, de Coahuila, por la falta de atención en el combate a la pandemia del Covid-19. Posteriormente se adhirieron a este frente el perredista Silvano Aureoles, de Michoacán; de Durango, el panista José Rosas; de Colima, el priista Ignacio Peralta, y de Jalisco, el emecista Enrique Alfaro, quienes le dieron fuerza a este grupo enarbolando lo siguiente: «Solicitamos al Gobierno federal cancele definitivamente el acuerdo publicado por el Cenace (Centro Nacional de Control de Energía)’.

Incluso fueron más allá al fijar una postura que muy bien podrían imitar los demás gobernadores para poner un freno a tanta estupidez dentro del gobierno de la 4 Transformación: ’Y nos reservamos el derecho de actuar jurídicamente para defender el derecho de los mexicanos a un medio ambiente sano, la generación de energías renovables y las tarifas eléctricas más bajas que merecemos los ciudadanos’.

La sola idea de la cancelación del uso de energías renovables ’lastima la confianza de los empresarios’ y eso, señor Presidente, es un lujo que en este momento su gobierno no se puede dar. Por otro lado, la Concamin asienta que ’es grave, mandar señales que hagan ver que en México no reina el estado de derecho’.

Pero quien le da la estocada final es el ’hombre de la caída del sistema’, Manuel Bartlett, quien no se cansa en quedar en evidencia en cuanta entrevista da y no acepta que él representa precisamente la añeja corrupción y no entiende que a pesar de ello y del escándalo en qué se vio involucrado su hijo, López Obrador lo siga manteniendo al frente de la CFE. Esperemos que esta decisión no termine de hundir a México en la crisis, pues pierde credibilidad ante los inversionistas extranjeros precisamente ahora que tan urgente se necesita la creación de empleos reales y se anuncia que la pandemia dejará 12 millones más de pobres. Ahora sí que pobre México.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor

SUSCRIPCIÓN

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.